15 de Febrero, el regreso de John.

Hace no mucho en otra entrada anterior, hablamos sobre la isla de Pascua, esta vez nos ubicaremos al otro extremo del pacifico, en una de las muchas islas que forman la Melanesia.

Islas que hasta hace medio siglo, permanecían inalteradas, con sus habitantes viviendo dentro de su tranquilidad, rindiendo culto a sus dioses y demás.

Pero algo estaba por suceder en el mundo que afectaría a aquellas islas.

Ruidos extraños aparecian por el cielo, y formas aun mas extrañas se divisaban en el horizonte de sus islas, terribles canoas gigantes.

 

Desembarco en esas islas una especie de hombre que nunca habían visto, pálido de piel, pero vestido con trajes verdes. Portaban banderas de colores y objetos metálicos que maravillaron a los locales.

 

Estos hombres empezaron a despejar zonas de selva, pero no la cultivaban. Tampoco pescaban ni hacían nada en apariencia que les permitiese vivir. Los observaron detenidamente hasta descubrir como se comunicaban con sus dioses.  Hacian extraños bailes en formación, a veces cantaban.. Otras encendían unas luces sin llama alineándolas sobre aquel trozo de selva despejada.

Ellos también hacían cánticos, y rituales mucho mas complejos, incluyendo sacrificios de animales,  pero desde luego los dioses del hombre pálido eran mucho mejores, porque les permitían vivir sin trabajar.

Pronto descubrieron que la clave en la comunicación con sus dioses eran unas cajas de luces y sonidos.

Del cielo volvieron aquellos ruidos, y bajaron enormes pájaros en los trozos de selva despejada. Y de su interior descargaban comida, chocolates, y objetos metálicos de lo mas increíble que empezaron a regalar a los indígenas.

 

El mensajero del hombre blanco, conocido por los locales como John Frum, debió presentarse como John from america. Pudo haber sido Takumi de japon, pero la segunda guerra mundial no se desarrollo por esos cauces.

El tal John llegaría a la isla para reconocerla, y era poseedor de los conocimientos de la naturaleza y de toda clase de magias, poderes que demostraría curando a algunos enfermos locales.

Pero la guerra acabo, y el hombre pálido se fue. Terminando así la época de prosperidad.

 

Los locales, lejos de abandonar la esperanza, pintaban sus cuerpos como los soldados, hacian desfiles, incluso con antorchas imitaban los movimientos de los controladores de pista.

Crearon sus propias pistas de aterrizaje, e hicieron aviones con pajas y maderas.

Este fenómeno se conoce como cargo-culturas.

 

En este video muestra una pista de aterrizaje, con su torre de control y su avión , para que los dioses vuelvan a enviar sus cargas divinas.

A dia de hoy aun siguen esperando la llegada de John Frum, celebrando la fiesta principal el 15 de febrero. No quiero ni imaginar si apareces alli el dia 15 , montado en una avioneta y aterrizas cargado de chismes. Y ya si dices que te llamas John Frum…

 

Las religiones…imagináis que ahí arriba están los aliens descojonándose porque uno de los suyos vino hace 2000 años, se vistió de humano, hizo 4 milagros por puro vacile, se lo intentaron cargar pero a los 3 dias se fue otra vez.

La estrella del portal de belén, no seria mas que la nave entrando en la atmósfera envuelta en llamas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

One comment

  1. lactomeda · febrero 8, 2015

    asdasd

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s